Gil Manzano pitará la final de la Copa del Rey, entre Barça-Sevilla

El arbitraje extremeño está de enhorabuena. Jesús Gil Manzano ha sido designado por el Comité Nacional de Árbitros para dirigir la Final de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Sevilla FC. El partido se disputará el próximo sábado 21 de abril a las 21:30 horas en el Estadio Wanda Metropolitano.

Gil Manzano pitará la final de la Copa del Rey, entre Barça-Sevilla

El colegiado dombenitense estará acompañado en banda por el también extremeño Ángel Nevado Rodríguez, su inseparable asistente específico a lo largo de todos estos años en la élite del fútbol español. Completarán el quinteto arbitral el asistente Juan Carlos Yuste Giménez, y el cuarto y quinto árbitro Carlos del Cerro Grande y Roberto Alonso Fernández respectivamente.

Para encontrar la última vez que un colegiado extremeño estuvo al frente de una final de Copa del Rey hay que remontarse al año 2004, cuando Fernando Carmona Méndez dirigió el Real Madrid – Zaragoza celebrado en el Estadio Olímpico de Montjuic que acabó con victoria del conjunto maño por dos goles a tres.

La designación para la final de Copa del Rey supone un nuevo hito histórico en la fulgurante carrera del colegiado extremeño. Hace solo unos meses, Gil Manzano conseguía otra de sus metas más perseguidas al recibir su primera designación para un partido de Champions League, la máxima categoría de clubes del fútbol europeo. A ello hay que añadir otras notables actuaciones en Europa League y fútbol de selecciones (llegó a participar Eurocopa de Francia 2016 como árbitro adicional), que poco a poco le han ido aupando a los puestos de referencia del arbitraje internacional.

Lo cierto es que, desde su ascenso a Primera División con tan solo 28 años en la temporada 2012/2013, el dombenitense no ha parado de conquistar metas. Solo un año y medio después, en enero de 2014, Gil Manzano se convertía en árbitro internacional, un ámbito en el que ha ido escalando puestos a pasos agigantados hasta adquirir la categoría ‘First’. La siguiente gran meta del trencilla extremeño será la de ascender a la categoría “Élite”, el club de oro de aproximadamente treinta colegiados que representan la flor y nata del arbitraje europeo.