Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

El Villanovense, un claro ejemplo de perseverancia y constancia

En sus tres últimos descensos a Tercera, apenas tardó un curso en regresar a Segunda B, ganando además su grupo, lo que demuestra que es muy constante, fiable y tiene una confianza fuera de lo común en esas categorías.

 

 

Ya pensando en la próxima temporada, el Club de Fútbol Villanovense ha vuelto a demostrar su valía en una campaña nada sencilla para la entidad. Tras su descenso en el anterior curso, el 2018-2019, el conjunto de Villanueva de la Serena estaba casi obligado a subir de Tercera División a Segunda B, una presión que ha demostrado que lleva a la perfección.

Nunca es sencillo, una vez has perdido la categoría, imponerte en otra diferente al año siguiente y volver a lograr el ascenso. Sin embargo, la perseverancia del club pacense ha vuelto a demostrar que va más allá de presiones y pronósticos y por tercera vez consecutiva en su historia, el Villanovense subió a Segunda B en la misma temporada de su descenso ganando su grupo, un registro que empieza a ser único a nivel nacional.

 

Tres ascensos a la primera

Tras su descenso en el 2010, en la campaña 2010-2011 el cuadro verde recuperó su puesto en la categoría de bronce del fútbol español. Allí permaneció dos temporadas, hasta que en la 2012-2013 volvió a bajar de división a Tercera. Lejos de venirse abajo, el Villanovense en la 2013-2014 ascendió de nuevo ganando en su liga y demostrando que era un equipo que venía en pleno crecimiento en el fútbol extremeño.

En Segunda B, desde entonces, aguantó otras cinco campañas, entre las que hubo algunas destacadas con clasificaciones entre los primeros, pugnando incluso por ir más allá hacia un posible ascenso a Segunda División. Pero sus malos resultados en la 2018-2019 le devolvieron a una Tercera en la que este curso han vuelto a superarla, ganando en su grupo y consiguiendo posteriormente su ascenso en unos playoffs seguidos en AS.

La tarea no era sencilla, pero demuestra que el club quizás no debió de haber bajado un año atrás, ya que la entidad pacense está cada vez más asentada en Segunda B y parece difícil que salga de allí en un tiempo.

Con el objetivo de asentarse

De hecho, ahora lo que se pretende desde el Villanovense es continuar con esa regularidad que le permitió estar cinco campañas consecutivas en esta categoría, asentarse de nuevo entre sus equipos más regulares, para así soñar otra vez con la Segunda División. Se sabe que es complicado llegar hasta allí, pero la ilusión de hacer una gesta que sería histórica para un club que se ha acostumbrado a brillar en las apuestas de fútbol en Betfair de Segunda B, podría ser suficiente como para conseguirlo y pisar por primera vez en su trayectoria la categoría de plata.

Para eso, además de disponer de un bloque de jugadores sólido, con algunas renovaciones importantes ya confirmadas por parte del club, desde Villanueva de la Serena se está trabajando en acometer ciertos fichajes que permitan al equipo dar ese paso de calidad necesario como para el siguiente curso lograr el objetivo de la permanencia en Segunda B.

Pero, lo que está claro es que cada vez más, el Villanovense es un equipo que como mínimo ha de estar en la tercera categoría del fútbol nacional, pues como ha demostrado en sus últimos descensos de ahí, se impone con mucha facilidad a los equipos que tiene por debajo para volver a su posición natural.